El Impuesto sobre el Patrimonio no se suprimirá el próximo ejercicio 2013 | Bartolome Borrego Zabala

El Impuesto sobre el Patrimonio no se suprimirá el próximo ejercicio 2013

Con esta sorprendente, incongruente y retrógrada noticia nos sorprendió la prensa la pasada semana “El Gobierno mantendrá el Impuesto sobre el Patrimonio en los Presupuestos de 2013”. Me permito otorgar estos calificativos a esta medida porque, desde su creación, allá por 1978, el Impuesto sobre el Patrimonio ha tenido exclusivamente finalidad recaudatoria y confiscatoria con el único objetivo de nutrir, primero las arcas del Estado, y posteriormente, como fuente de financiación de las Comunidades Autónomas, tras la cesión del mismo otorgada por la Ley Orgánica 8/1980.

Desde entonces, ha habido continuas opiniones y declaraciones de políticos y del propio Gobierno de turno de todos los gustos, unas veces para justificarlo, otras para adaptarlo al IRPF, otras para otorgar exoneraciones, otras como la del Gobierno de Zapatero en 2008 para derogarlo (como también hicieran en otros países como Grecia, Finlandia o Suiza), o mejor, para “aletargarlo” puesto que lo que se hizo realmente fue bonificar la cuota en el 100%, otras para despertarlo de su hibernación como hizo el mismo Gobierno de Zapatero, a pesar de las fuertes críticas y de la oposición por parte del PP, y a pesar de ello, la situación manda, y por tanto hay que sacar dinero de donde sea. Por ello el actual Gobierno de Rajoy tiene previsto mantener el Impuesto de Patrimonio en los Presupuestos que está preparando para 2013 con el fin de alcanzar el déficit del 4,5%.

Con esta medida, las Comunidades Autónomas podrán mantener esta fuente de ingresos en el momento en el que más lo necesitan, y asimismo, enarbolar el nuevo mensaje social que se ha lanzado con la subida de impuestos a las plusvalías de que “se castiga a quienes más tienen”.

Bien es verdad que la necesidad de combatir el déficit es cada día más acuciante ante las puertas de un inminente rescate, de nuevas condiciones macroeconómicas y de la presentación de unos duros Presupuestos Generales del Estado para 2013, pero creo que hay muchas acciones que se podrían llevar a cabo que no se ponen en marcha.

Una vez más vuelvo a insistir en los calificativos con los que comencé el post, y remitiéndome a los argumentos que ya esgrimí  en un anterior post, justifico su por qué:

  • Es un impuesto injusto e irracional que grava rentas y activos que han tenido que pasar previamente por el tamiz fiscal del IVA, el IRPF, o incluso, el Impuesto sobre bienes e Inmuebles.
  • Constituye hoy día una rara avis en toda Europa, a excepción de Francia, que aún lo mantiene.
  • Grava dos, tres, cuatro y sucesivas veces un mismo hecho imponible, a pesar de que la fuente que dio origen a esa riqueza ya tributó en el momento de su generación en la compra o adquisición de viviendas, vehículos, joyas, etc. Estos bienes son gravados todos los años por el mero hecho de su tenencia.
  • Este Impuesto tiene efectos negativos sobre el crecimiento económico, ya que desincentiva el ahorro y la inversión productiva, y los grandes capitales huyen a otros países de tributación inferior o nula, o bien son eludidos mediante la constitución de sociedades familiares que tienen una bonificación del 95%. Las grandes fortunas suelen disponer de sofisticados instrumentos financieros y estructuras societarias para eludir su pago.
  • Otro de las justicias que lleva consigo este Impuesto en la actualidad (no en su origen), es el hecho de que origine desigualdades dentro del mismo país, pues como todos conocemos, en algunas Comunidades Autónomas, existe una bonificación del 100% de la cuota, lo que también ha provocado deslocalizaciones ficticias de patrimonios.

Pero lo peor de todo esto no es el hecho de su no supresión, sino que las fuentes conocedoras de este proyecto, que son las que han anunciado la medida, han apuntado también que el Gobierno está estudiando actualizar el marco y aprovechar para endurecerlo aún más. En definitiva, se trataría de volver al gravamen anterior, que tenía un mínimo exento de 108.000 euros y, muy probablemente, elevar el tipo marginal.

A mi modo de ver, de llegar a salir adelante esta medida, volveríamos a dar un paso atrás. El Gobierno debería crear un verdadero Impuesto sobre la riqueza que no se transfiera a las Comunidades y que para que fuera eficaz, su gestión se encomiende a la Agencia Estatal Tributaria.

6 Comentarios | Leído 1557 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

6 Respuestas a “El Impuesto sobre el Patrimonio no se suprimirá el próximo ejercicio 2013”

  1. Informaci�n de BlogESfera.com……

    Puedes valorar este post en BlogESfera.com haciendo click aqui….

  2. Javier dice:

    Curioso.
    Primero porque todo impuesto, por definición, tiene por objeto nutrir las arcas del estado … para hacer cosas como carreteras, colegios u hospitales. Que luego se haga mejor o peor es otro asunto.
    Segundo porque, tecnicismos al margen sobre dobles imposiciones de lo que estamos hablando es de que a dia de hoy, con millones de parados, familias desahuciadas, …. contribuyan mas quienes mas tienen, quienes disfrutan de coches deportivos, variadas residencias, gasto mensual corriente elevado o simplemente incrementar su fortuna, a través de la reinversión de las rentas, hasta el infinito. Que parte de esas rentas reviertan en la comunidad quedándoles a ellos una parte muy sustancial para cambiar de Cayenne.
    Sin pretender hacer demagogia facilona ni criminalizar al sujeto en cuestión pero valga como ejemplo, a uno le escandaliza que la familia Botín halla regularizado su situación con el fisco abonando 200 millones a partir de la filtración de los famosos Cd obtenidos de cuentas en Suiza por un empleado. Verdaderamente se le rompe a uno el corazón que a la gente que maneja esas cifras se le quiera gravar con impuesto.

  3. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Con esta sorprendente, incongruente y retrógrada noticia nos sorprendió la prensa la pasada semana “El Gobierno mantendrá el Impuesto sobre el Patrimonio en los Presupuestos de 2013”. Me permito otorgar estos calificat……

  4. gary dice:

    “Este Impuesto tiene efectos negativos sobre el crecimiento económico, ya que desincentiva el ahorro y la inversión productiva, y los grandes capitales huyen a otros países de tributación inferior o nula, o bien son eludidos mediante la constitución de sociedades familiares que tienen una bonificación del 95%. Las grandes fortunas suelen disponer de sofisticados instrumentos financieros y estructuras societarias para eludir su pago”.

    En una economía monetaria los bancos crean poder de compra, que adquieren la forma de depósitos, mediante el acto de crear (de la nada) un préstamo. Decir, por tanto, que los ahorros de las grandes fortunas son los motores de la inversión productiva es como decir que el sol gira en torno a la tierra.

    Salud

  5. gary dice:

    Y por cierto Bartolomé…

    La composición del activo, sujeto y no exento, de los ciudadanos a los que confecciono el Impuesto sobre el patrimono está formada de manera abrumadora por activos financieros.

    Los contables bien sabemos que para cada activo financiero existe, euro a euro, en algún otro balance, su siamés pasivo financiero (deuda).

    Para que el ahorrador tenga su montón , algún despilfarrador tiene que deberlo. Céntimo a céntimo. Lo dice el PGC, que sabe un rato del asunto.

    Ésta es la paradoja del ahorro, no todos podemos ahorrar a la vez y , así, de esta forma, para que el equilibrio (paz social) retorne, el flujo de acumulación financiera debe cesar de ir siempre en la misma dirección y , sobre todo, no debe detenerse.

    LOs ahorros actuales, plasmados en muchas ocasiones en productos parasitarios de la economía “real”, deben reintegrarse al circuito de la inversión productiva y de la economía amable con la naturaleza. Y si ésto no es voluntario, pues creo que debe grabarse aunque ésto suponga una expropiación a plazos. ¿El justiprecio?: un país que merezca la pena

    Salud

  6. Pablo dice:

    Los efectos negativos de este impuesto sobre el crecimiento económico saltan a la vista.

Enviar Comentario

*