Las 4 formas de realizar pagos telemáticos de deudas tributarias en nombre de terceros | Bartolome Borrego Zabala

Las 4 formas de realizar pagos telemáticos de deudas tributarias en nombre de terceros

A pesar del tiempo que llevamos trabajando con los medios electrónicos, informáticos y telemáticos, en ocasiones dejamos de hacer cosas o nos complicamos la vida, simplemente por el desconocimiento que, sobre algunas materias tenemos.

Seguro que pagar una autoliquidación, una liquidación o tasa por vía electrónica no nos plantea a día de hoy ningún tipo de problema, ya que podemos hacerlo, bien a través de la sede electrónica de la A.E.A.T. mediante el uso de un certificado electrónico, pero también a través de la banca electrónica, utilizando en este caso como medio de identificación una clave de usuario y una contraseña, una opción que resulta quizás más fácil en supuestos como el de las cuentas mancomunadas, ya que de hacerlo a través de la sede electrónica, implicaría tener instalados en el ordenador todos los certificados electrónicos de los cotitulares de la cuenta, mientras que el segundo bastaría con conocer las claves de cada uno de los titulares.

Sin embargo el problema surge a la hora de pagar las deudas otro obligado tributario, en la mayoría de los casos, las deudas de los clientes de los profesionales tributarios; y no porque sea algo difícil, sino más bien, por el hecho de desconocer las distintas formas que tenemos de hacerlo.

Por este motivo, hoy os voy a hablar de las cuatro formas que existen, de acuerdo con la normativa actual, de satisfacer deudas tributarias en nombre de terceros utilizando el canal o el medio electrónico o telemático:

1ª) Como primer supuesto voy a citar uno que quizás sea el menos utilizado por su complejidad operativa, que es el que han de utilizar aquellos colaboradores sociales que realizan presentaciones telemáticas por lotes o encadenadas. Este sistema requiere que el colaborador disponga de 2 ficheros, uno con los datos de todas las declaraciones de sus clientes y otro con todos los NRCs correspondientes a aquellas declaraciones incluidas en el fichero anterior que tengan como resultado a ingresar.

Billetes Euros y UE (L)

El primero de los ficheros, lo suele generar el propio colaborador a través de un software de gestión, mientras que el segundo lo tiene que obtener de la entidad financiera. Este segundo requiere que el cliente del colaborador sea también cliente de la misma entidad financiera con la que trabaja el colaborador, y haya autorizado al banco o caja a que el colaborador pueda hacer un cargo en su cuenta bancaria.

Se trata en definitiva de una relación que se establece entre el cliente, el colaborador social y la entidad financiera, y se realiza en exclusividad a través de banca electrónica.

2ª) La segunda fórmula admitida es aquella en la que el cliente del colaborador social ingresa en la cuenta corriente de éste el importe de la deuda a ingresar. Esta modalidad de pago se realiza a través de la sede electrónica de la A.E.A.T. y para ello se ha de utilizar la misma opción que si se estuviera obteniendo un NRC propio.

En este supuesto, el NIF del titular de la cuenta corriente en la que se va a realizar el cargo coincide con el NIF del titular del certificado electrónico desde el que se realiza el pago telemático, aunque éste sea diferente del NIF del titular del la deuda, el obligado tributario (Resolución de 26 de julio de 2006, de la D.G.A.E.A.T.)

Esta fórmula de pago admite también que, en lugar de realizar el pago mediante el sistema de cargo en cuenta corriente se haga utilizando una tarjeta de crédito o débito, pero se ha de cumplir el mismo requisito anterior: El NIF del titular de la tarjeta ha de ser el mismo que el del certificado electrónico, aunque éste sea diferente del NIF que tenga el obligado tributario.

3ª) La más reciente de las fórmulas habilitadas es aquella que se realiza a través de la sede electrónica de la A.E.A.T. que permite que el colaborador pueda realizar un cargo de un NRC en la cuenta de su cliente, y una vez obtenido éste, realizar la presentación telemática de la declaración.

En este caso, el requisito que se establece en la Resolución de 3 de junio de 2009, de la D.G.A.E.A.T.,  es que el colaborador disponga de un apoderamiento electrónico otorgado a estos efectos por su cliente.

4ª) La última fórmula que os relaciono, es sin duda muy conocida por todos y muy usada. Consiste en domiciliar la deuda de la autoliquidación que se está presentando. Llegado el último día de plazo de la presentación, la A.E.A.T. realizará el cargo en la cuenta del cliente que figura indicada en la autoliquidación.

Respecto de esta última forma de presentación, pueden surgir dos situaciones que conviene tener en cuenta:

La primera de ellas consiste en el hecho de que el obligado tributario sea alguna de las entidades a que hace referencia el art. 35.4 de la L.G.T. (Herencias yacentes, comunidades de bienes y demás entidades carentes de personalidad jurídica), las cuales quedan expresamente excluidas de utilizar esta posibilidad (art. 1 de la Orden EHA/1658/2009), las cuales tendrán por tanto que efectuar el pago previo de la deuda con obtención del NRC y posteriormente presentar telemáticamente la declaración.

¿Cuál es el por qué de esta exclusión? Aunque no se explica en la propia norma, a mi modo de ver es muy simple. Las entidades carentes de personalidad jurídica, precisamente por esta característica de revestir personalidad jurídica no deberían ser titulares de cuentas corrientes, aunque si bien es cierto que algunas entidades financieras lo permiten. Por este motivo cuando una de ellas abre una cuenta corriente, los que figuran como titulares suelen ser todos los socios, herederos, etc ., que lo hacen de forma mancomunada.

La segunda de las situaciones la constituye las implicaciones que puede originar  el hecho de que ese último día de plazo de presentación en que se efectuará el preceptivo cargo en la cuenta corriente no haya saldo suficiente en la cuenta para atender la deuda, ya que en este caso, se entraría directamente en fase ejecutiva y habrá que abonar los preceptivos recargos, primero del 10% y, en caso de no satisfacerse, se incrementaría al 20% en concepto de apremio.  Esta situación ha sido muy bien comentada en un artículo de Carmen Buján.

_____________________________________
.

Espero que este post te haya resultado útil, y si crees que puede serlo también a las personas que te siguen, compártelo en las redes sociales. ¡Ah! no te olvides de dejarme abajo tu visión del tema, me encantará saber que has estado por aquí.
.
Si quieres puedes encontrarme también en Twitter, Facebook, LinkedIn y Google+ o a través de tu Smarthphone con mi QR Code.
.
.
5 Comentarios | Leído 5669 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

5 Respuestas a “Las 4 formas de realizar pagos telemáticos de deudas tributarias en nombre de terceros”

  1. andres dice:

    un articulo muy interesante. recomiendo su lectura

  2. Buen post, gracias por la info

  3. ¿Los recargos preceptivos son el 10% y 20%? ¿Alguna forma de solucionar esto?

  4. Gema dice:

    En una cuenta mancomunada para pagar el IVA trimestral hay alguna forma para que no tengan que ir todos los socios a firmar trimestralmente al banco? Gracias

  5. Pedro dice:

    Al cobrarse el iva domiciliado y detectar el error me dice el banco que no se puede porque no soy el titular de la cuenta pero si soy el autorizado.

    ¿Eso es asi?

Enviar Comentario

*